Editorial


Ellos Me Dan Esperanzas
Por: Jorge J Cuadra V.

Esas fueron las palabras centrales del magistral discurso que el Presidente Barack Obama pronunció al cierre de la Convención Demócrata que lo postuló para un segundo mandato en la presidencia de Estados Unidos.

Y se refería a la joven que teniendo una amenaza de deportación, ganó un premio nacional en Biología; se refería al trabajador del sector automovilístico que a pesar de haber ganado el premio de la lotería, siguió trabajando con la misma dedicación y eficiencia de siempre; se refería a la fábrica del noroeste de su país, que a pesar de la gran crisis del 2008, no despidió a ni uno solo de sus cuatro mil empleados, pensando más en la comunidad que en el negocio.

¿Y a nosotros, el pueblo, quién nos da esperanzas? ¿Acaso el Presidente inconstitucional de la República, que se reeligió violando la Constitución y la sigue violando cada vez que sus intereses personales se lo demanden y desconoce las leyes, proclamándose él mismo la ley; acaso una oposición que no solo no cumple su deber como representante de quienes votamos por ella, sino que se convierte en principal colaboradora de la dictadura en sus planes de perpetuarse en el poder; acaso un poder judicial cuestionado por malos manejos financieros y por administrar la justicia de acuerdo a los deseos del poder ejecutivo; acaso un CSE que perpetra fraude tras fraude para complacer la ambición del dictador Ortega y no contento con eso le emite cédulas de identidad a delincuentes internacionales; acaso una asamblea nacional usurpada por el último fraude electoral, fábrica de leyes a favor de la dictadura; acaso una policía involucrada en  delitos del crimen organizado, a la par que deja a merced de la delincuencia a la ciudadanía de las principales ciudades de Nicaragua; acaso un ejército nacional indiferente que no cumple con el juramento de defender la Constitución de la República por jugar al inversionista;  acaso las alianzas que tiene el gobierno de Ortega con estados terroristas cuya única meta es acabar con Estados Unidos, ilusión mortal que solo va a conseguir ensangrentar nuestro país?

A nosotros nadie nos da esperanzas y por eso tenemos que buscarla dentro del mismo pueblo. La esperanza de la unidad nacional bajo la bandera azul y blanco; la esperanza de derrotar a los partidos políticos colaboracionistas, junto a la clase política, para poder encontrar personas con un nuevo concepto de hacer política, adornadas con la cantidad necesaria de honradez, interés y dedicación; la esperanza de que el gran capital salga de su modorra y apoye con lo que le sobra la lucha por la democracia, la cual es a él a quien más favorece al brindarle el terreno adecuado para sus inversiones.  


1 comentario:

  1. Joder, desde el 12 de septiembre del 2012 no han actualizado el sitio web.

    ResponderEliminar